Escribir un libro

6 Tips para desarrollar tu propio estilo de escritura

Cómo desarrollar tu propio estilo de escritura 

Existen tantos estilos de escritura como autores. Definir tu voz y estilo de escritura personal puede ayudarte a sentirte cómodo y seguro en tu trabajo, a destacar entre la multitud y a conectar con tus lectores.

Escribir es como cocinar: cuando preparas un plato por primera vez, probablemente sigas la receta al pie de la letra, midiendo todos ingredientes al milímetro y respetando los tiempos de preparación. Pero una vez que hayas preparado dicho plato unas cuantas veces, probablemente te atrevas a improvisar y a echarle un poquito más de esa especia que tanto te gusta.

Lo mismo sucede al escribir. Primero tendrás que observar y después podrás ir experimentando hasta alcanzar tu propio estilo. Ahora mismo estarás pensando que esto es muy fácil de decir y probablemente estés deseoso de leer esos consejos que te hemos prometido. ¡Ahí van!

1. Leer, leer y leer

En nuestra oficina de Mibestseller en Rotterdam tenemos libros por todas partes. ¿Por qué? Porque estamos orgullosos de todos nuestros autores y nos gusta leer casi tanto como a ti. La lectura parece ser una necesidad obvia para los escritores, pero no podemos enfatizar lo suficiente cuán importante es para encontrar tu estilo de escritura propio y ser creativo. Si crees que tienes problemas a la hora de ser creativo cuando escribes, puedes echar un vistazo a nuestro artículo acerca de cómo desarrollar la creatividad en la escritura.

Pero vamos al grano, en este sentido es necesario que recuerdes a tus autores favoritos y cómo te hechizaron y por qué con su estilo de escritura. ¿Qué es lo que hace que tengas esa conexión especial con sus textos?

«La gente olvidará lo que dijiste, también olvidará lo que hiciste, pero jamás olvidará cómo les hiciste sentir». Maya Angelou.

Independientemente de que seas un escritor novato o que tu carrera como autor sea ya extensa, la veracidad de esta frase no cambia. Es la manera en que combinas tus palabras lo que hace a la gente sentir.

En este sentido, intenta leer algo que normalmente no considerarías e intenta imitar su estilo. El romance es un buen ejemplo para escribir sobre los lazos emocionales de los personajes. Las novelas policíacas son geniales para practicar la escritura a lo largo de un hilo conductor y para combinar varias historias. Y la fantasía promueve tu creatividad a la hora de crear un mundo nuevo o personajes irreales ¡Da rienda suelta a tu imaginación!

Un pequeño consejo: presta especial atención a las metáforas, descripciones, a la elección de palabras, la estructura de las frases, las comparaciones etc. Podrías incluso tomar nota de todas estas observaciones en un cuaderno. Cada vez que en tus lecturas encuentres algún pasaje interesante, anótalo. Ya sea la manera de hablar de un personaje, las descripciones detalladas de los escenarios, el tono pesimista de la novela… se trata de que elijas los fragmentos que te han cautivado y analices por qué lo han hecho.

 

leyendo un libro

2. Es importante saber hablar

¿Qué discurso te impresionó más? ¿El discurso de Steve Jobs en Stanford de 2005 «Mantente hambriento, mantente tonto»? ¿El «Sí podemos» de Barack Obama? ¿O tal vez el discurso de Aragorn en la Puerta Negra de Mordor en «El Retorno del Rey»? Es asombroso como los oradores escogen sus palabras: hacen pausas, elevan la voz, usan elementos retóricos, y sobre todo nos hacen removernos. Así que elige el discurso que más te guste personalmente y analízalo. ¿Qué combinación de elementos tácticos utiliza para ser tan cautivador?

Escuchar y analizar tu discurso favorito no solo te ayudará a reconocer diferentes maneras de formulación y de promover el vocabulario, sino que también te ayudará a promover nuevas ideas. Por ejemplo, puedes suscribirte a los podcasts de Ted Talks y escucharlos mientras vas a correr, cocinas o vas al trabajo. En Ted Talks, oradores (y aficionados) de todo el mundo dan breves discursos sobre ideas brillantes o descubrimientos.

También puedes tratar de dar un discurso tú mismo. Puedes empezar frente al espejo y continuar en la boda de algún familiar o amigo. Notarás que no es fácil elegir las palabras adecuadas, pero con el tiempo se te ocurrirán más fluidamente y te será mucho más fácil de lograr. De una manera similar, cuando pongas tus pensamientos en un papel, verás que escribes de la misma manera que hablas: de manera auténtica, fluida y rápida.

3. Experimenta con diferentes estilos de escritura

Como mencionamos al principio de este artículo, encontrar tu propio estilo de escritura es como cocinar, se trata de mezclar, de cambiar, de probar diferentes cosas, de ir haciéndolo más tuyo etc. Por supuesto que es importante practicar la escritura en tu propia zona de confort y en el género que más te gusta, pero como ya mencionamos en el consejo número 1, se aprende mucho más experimentando con otros géneros, públicos y medios lingüísticos.

Una tarea que te sugerimos que realices y que podría serte de mucha ayuda para definir tu estilo, es que trates de experimentar con diferentes géneros:

  • Poesía
  • Discurso político: tanto de derecha como de izquierda.
  • Literatura infantil o juvenil.
  • Fantasía épica
  • Sátira
  • Recetas
  • Etc.

Cuanto más lejos de tu zona de confort te encuentres, más aprenderás.

4. Smart TV

Como bien sabes, la televisión es un medio de cautivación de masas. A todos nos encantan las películas, y éstas están llenas de drama, juegos de palabras, diálogos y llantos. Como en el caso de los escritores, cada director de cine tiene su propio estilo, un estilo con el que se diferencian del resto y consiguen cautivar a los espectadores. Ejemplos claros en los que podemos identificar claramente al director cuando vemos una de sus películas son Tim Burton o Quentin Tarantino.

De esta forma, puedes inspirarte en series y películas a través de los siguientes elementos:

  • Presta atención a la estructura de sus diálogos y a su impacto.
  • La estructura: ¿le da la introducción al espectador claridad o es más un rompecabezas sin resolver? ¿Cómo es el ambiente? ¿Cómo logran mantener el suspense?
  • Frases inspiradoras y únicas: «Al fin y al cabo, mañana será otro día.» (Lo que el viento se llevó). Puedes modificar ligeramente estas frases y usarlas para tu libro.

5. Conócete a ti mismo y a tus lectores

Todos somos humanos. Todos tenemos nuestros problemas, preguntas y asuntos que tratar. A veces podemos expresarlo claramente y otras veces es solo un sentimiento muy fuerte dentro de nosotros. Posiblemente ya hayas experimentado cómo un texto describe exactamente lo que sientes. Te reconoces en él y estás de acuerdo en cada una de sus frases.

Nunca olvidarás esas palabras.

Si conoces muy bien a tus lectores, puedes responder con precisión a sus emociones, preocupaciones o deseos y generar la misma reacción que tú experimentaste. Muchos lectores imaginan a sus lectores como a personas con nombre, características, preocupaciones y sueños. De esta manera, el estilo de escritura se vuelve más personal, porque ya no se escribe a varios signos de interrogación, sino a Laura, que representa tu grupo objetivo.

Algunas veces incluso el autor es idéntico al lector (imagina un libro autobiográfico sobre una persona que ha padecido anorexia): ambos tienen en común una experiencia similar. En este caso: si te conoces a ti mismo, probablemente conocerás también a tus lectores.

6. Pide opinión a tus familiares y amigos sobre tu estilo de escritura

Compartir tu trabajo con otros es un gran paso, incluso si es solo con amigos o familiares. Pero el feedback es extremadamente importante tanto para el estilo temático como el lingüístico. De esta manera descubrirás qué es lo que te falta, qué es lo que has logrado y probablemente conseguirás obtener nuevas ideas. Si te mantienes en tu propia burbuja durante semanas o meses, lo más normal es que pierdas la pista y te sepas tus frases de memoria. Opinión externa será lo que necesites en estos casos.

También puedes unirte a diferentes grupos de escritores en Facebook. Como la mayoría de estos escritores no se conocen, el feedback será todavía más objetivo. Así tendrás la oportunidad de leer también los textos de otros y darles tu propia opinión. Quién sabe, quizá incluso hagas nuevos amigos o ganes algunos lectores.

Recuerda:

El estilo no se inventa, se trabaja. Y como Gustave Flaubert dijo:

«Solo se llega a alcanzar el estilo tras una labor atroz, con una obstinación fanática y abnegada.»


Si te ha gustado este artículo, o si tienes alguna duda acerca de él o de nuestra plataforma, puedes dejarnos un comentario, o mandarnos un correo a info@mibestseller.es.

Menú