Cómo diseñar la portada de tu libro - Consejos de una profesional
Portada de tu libro

Cómo diseñar la portada de tu libro – Consejos de una diseñadora profesional

Diseñar la portada de tu libro, más que un reto

Es difícil subestimar la importancia que tiene diseñar la portada de tu libro de una manera profesional, ya que, como bien sabes y como dice el viejo dicho, »todo entra por los ojos». Desafortunadamente, el diseño de la portada es un aspecto del proceso de publicación con el que muchos autores tienen problemas. Para solucionarlo, algunas personas simplemente contratan a un diseñador gráfico y asunto arreglado. Esta solución es simple y a menudo efectiva si eres capaz de comunicarte claramente con tu diseñador acerca de lo que quieres.

Sin embargo, contratar un profesional para diseñar la portada de tu libro no es una opción que todos los autores se puedan permitir. Como tal, ellos mismos han de ser los diseñadores de su propia portada. Pero, muchas veces, aunque te hayas visto todos los tutoriales en Youtube acerca de cómo manejar el programa de diseño gráfico que vas a utilizar, no logras plasmar la idea que tienes en la cabeza. Si eres uno de estos autores que tiene problemas para crear una portada que luzca tanto profesional como agradable a la vista, no te preocupes. Definitivamente no estás solo.

Tenemos una sorpresa para ti…

Entonces ¿qué debes hacer si quieres diseñar la portada de tu libro, pero no logras ese aspecto profesional? En nuestra experiencia, algo que puede ayudarte es adoptar la mentalidad de un diseñador gráfico. Simplemente seguir algunas reglas generales puede mejorar drásticamente tus habilidades de diseño, lo que hará aumentar considerablemente las cifras de ventas de tu libro.

Por suerte para ti, recientemente hemos tenido el placer de tratar este tema con Marta, la diseñadora de portadas detrás de »Cor de Xiz» (Color de Tiza en gallego), que ha sido lo suficientemente generosa como para compartir algunos consejos para los aspirantes a diseñadores con nosotros, ¡esperamos que la siguiente entrevista te inspire y te ayude a desarrollar tus propias habilidades para diseñar la portada de tu libro! Echa un vistazo a su cuenta de Instagram o a su Twitter, ¡no te arrepentirás!

La Entrevista

Marta nació en Vigo en 1986 y se considera a si mima una adicta del Photoshop. Su historia de amor con el diseño gráfico empezó cuando ella tenía 14 años y no se ha detenido desde entonces. Aficionada al dibujo y creativa por naturaleza, el diseño gráfico la enganchó hasta el nivel de aprender a usar el Photoshop de forma autodidacta.

Sin embargo, hasta hace algunos años no se había planteado que su afición podría convertirse en algo a lo que dedicarse profesionalmente. Seguramente nunca lo habría hecho si no le hubieran ofrecido diseñar la primera de las que ahora son muchas portadas de libros.  Actualmente, colabora con editoriales independientes y autores autopublicados a los que ofrece sus habilidades con el diseño gráfico para crear las portadas de sus libros.

 

1. El diseño de portadas de libros es un área bastante particular para especializarse: ¿hay alguna razón en particular por la que hayas elegido enfocarte en ello? ¿Cuánto tiempo llevas haciéndolo?

Empecé a diseñar portadas en 2015. Hasta ese momento nunca me lo había planteado y siendo sincera, acabar diseñando portadas para libros podría decirse que ha sido un poco cosa del azar. Por un lado, empecé con esto del diseño gráfico porque con 14 años llegó a mis manos un programa de edición de imágenes y me enamoré de ello. Por otro, unos cuantos años después de esto, mi vida se cruzó con la de Scarlett de Pablo (fundadora de Escarlata Ediciones) antes de que ninguna de las dos supiera que ella iba a terminar dedicándose al mundo editorial. Scarlett sabía de mis habilidades en diseño gráfico por lo que quiso apostar por mí y me dio la oportunidad de diseñar algunas portadas para la editorial. A partir de ahí, es historia.

2. Para muchos autores que deciden autopublicar, la parte más difícil de crear una portada para sus libros es que no saben por dónde empezar. Con ese fin, ¿podrías describir tu proceso creativo para nosotros, desde la fase inicial hasta encontrar inspiración y crear el diseño real?

El proceso es distinto si es un autor o una editorial quien te encarga un diseño o si lo hago yo a partir de cero. Muchas veces la editorial o el autor ya tienen una idea muy clara y mi función simplemente es darle forma. Cuando no, lo primero que hago es buscar inspiración en otras portadas del género en cuestión. Me fijo en los colores, la composición o, simplemente, en aquellas portadas que llamen mi atención. Después, busco fotos de buena calidad en bancos de imágenes que me gusten y que crea que puedan servir para la idea que empiezo a tener en mente. Siempre intento escoger varias y tener más de una opción preparada porque muchas veces, lo que tienes en mente en el programa de diseño no funciona. Por último, hago pruebas. Juego cambiando elementos de sitio, poniendo y quitando cosas, pruebo con otros colores… Una vez el diseño me convence, busco la tipografía o tipografías a usar y pruebo hasta estar convencida del resultado.

3. ¿Qué programas utilizas para el diseño de tus portadas?

Photoshop para diseñarlas e Indesign para dejarlas listas para impresión. Sin embargo, cada día que pasa me planteo más pasarme a Gimp y a Scribus que son alternativas gratuitas a estos dos programas.

4. ¿Cuánto tiempo lleva el diseño de una portada desde el primer boceto hasta el producto final?   

No hay un tiempo determinado. La mayoría de las veces viene dado por conseguir ese clic que te hace conectar con el escritor y lo que busca para su libro. Algunas veces puedes tener una portada lista en un par de días y otras el proceso puede alargarse semanas por pequeños detallitos que modificar. Cuando diseño portadas prediseñadas y me dejo llevar por mi inspiración o lo que me apetece hacer en ese momento, el proceso puede ser de unas cuatro o cinco horas en total si todo va rodado.

5. Podrías decirnos algunas claves para que una portada sea efectiva y llamativa? Es decir, ¿cuáles son los elementos más importantes a la hora de hacer una portada?

Personalmente creo que una portada debe representar al libro de la manera más fiel posible. Existen cientos de portadas de novelas que solo muestran un paisaje o un estampado precioso … pero que no dicen nada sobre la historia. Si tuviera que elegir algunos de los elementos más importantes, y que yo uso continuamente, serían personajes del libro en primer plano o en un lugar destacado y la localización donde sucede la historia o algún elemento que evoque a lo que el lector va a encontrarse en las páginas del libro. Además, también resaltaría el correcto uso de la tipografía. Elegir un tipo de letra que no vaya con el género del libro, que sea ilegible o muy recargada puede estropear la composición más bella del mundo.

6. ¿Hay algún consejo o pauta general que crees podría ayudar a los diseñadores de portadas aficionados?

A la hora de diseñar una portada de un libro, les recomendaría que se fijen en lo que se está haciendo en el género literario en cuestión. Siempre se puede innovar, y muchas veces es lo que ayuda a destacar, pero cuando estás empezando lo mejor es inspirarse en el trabajo de otros, coger los elementos esenciales o que se repiten en la mayoría de diseños y adaptarlos a tu proyecto.

7. ¿Cuál es tu portada de libro favorita que no haya sido diseñada por ti?

Decir solo una es complicado. Por ejemplo, me encantan las portadas de “Papel y tinta” o “La villa de las telas”, la de “Caraval” o las de la trilogía de “Sombra y hueso”. Y esas que recuerde ahora mismo, la lista podría ser interminable.

8. Por último, pero no menos importante, ¿tienes un género favorito cuando se trata de diseñar una portada para un libro?

La verdad es que no. Es cierto que normalmente me inclino más hacia la novela romántica, pero diseñar una portada de un género que no domino siempre es un desafío y mentiría si dijera que no me encanta salir de mi zona de confort y superar mis límites con cada proyecto. Para mí, cada portada es una nueva oportunidad para mejorar como diseñadora.

 

Menú